jueves, 22 de noviembre de 2012

Prueba y error

Día 2. El sabor que me queda tras dedicar la mañana a la búsqueda planificada y organizada de empleo es agridulce. Sin embargo, esta sensación es normal al principio, cuando se establece un método de prueba y error que poco a poco ayude a encontrar un buen diseño de la búsqueda de trabajo y a reforzar los hábitos que contribuyan a conseguir el objetivo fijado.  

Por una parte, estoy satisfecha por haber logrado introducir los hábitos propuestos, como cumplir el horario y reducir las interrupciones que me “robaban” tiempo y concentración. Pero, por otra parte, no he llegado a realizar todas las tareas que tenía previstas para el día.

¿Qué voy a hacer para que esto no me vuelva a pasar?



Establecer  tiempos para cada actividad. De este modo, una misma tarea no me ocupará más tiempo del asignado. Una vez más, la planificación será clave para alcanzar el propósito de búsqueda de empleo.

¡Hasta mañana!

Maite Irigoyen

No hay comentarios:

Publicar un comentario